VIDEOS..., MÚSICA..., FOTOS..., I PRINCIPALMENTE... LIBROS, LIBROS I LIBROS

viernes, 30 de noviembre de 2007

(188) LA HIGUERA de RAMIRO PINILLA (1923- ). Círculo de Lectores. 271 páginas

Ramiro Pinilla nació en Bilbao en 1923. En 1960 ganó el Premio Nadal y en 1961 el Premio Nacional de la Crítica con la novela Las ciegas hormigas, mientras que en 1971 fue finalista del Premio Planeta con Seno. De este periodo, en el que el Pinilla publicó sus obras, son los libros Recuerda, oh recuerda (1974), Primeras historias de la guerra interminable (1977), La gran guerra de Doña Toda (1978), Andanzas de Txiqui Baskardo (1980), Quince años (1990) y Huesos (1997). Pinilla volvió al mercado editorial con la trilogía Verdes valles, colinas rojas, compuesta por las novelas La tierra convulsa, Los cuerpos desnudos y la galardonada Las cenizas del hierro. Esta trilogía ha merecido ya el Premio Euskadi 2005 y el Premio Nacional de la Crítica en el mismo año y el Premio Nacional de Narrativa 2006.

La higuera (2006). Corren tiempos convulsos en el País Vasco y la guerra civil se cobra su precio en vidas. Los jóvenes de la Falange patrullan Getxo y otros pueblos de la zona en busca de rojos separatistas, dejando tras de sí un rastro de muerte y dolor.

En Junio de 1937, un extraño personaje hace su aparición en la vega de Fadura: un joven ataviado con la camisa de la Falange pasa dia y noche sentado en una silla, con la vista clavada en los yerbajos, sin hablar con nadie y sin prestar atención más que a un esqueje de higuera que poco a poco irá echando raices.

Así pasarán los años, y el joven, al que todos acabarán llamando Chumbo, se conviertirá en parte del paisaje, foco de peregrinación, figura inquietante y venerada, ciego al mundo que transcurre más allá, preocupado sólo por su higuera, ensimismado y silencioso.

Treinta años después, cuando el Ayuntamiento pretende construir un instituto de esnseñanza secundaria en la vega de Fadura, se descubrirá que el terreno es propiedad del Chumbo, a quien se le concedió una vez finalizada la contienda.

Pese a los reiterados intentos del consistorio para separar al hombre de la higuera, éste permanecerá impasible, negándose a abandonarla.

No hay comentarios: