VIDEOS..., MÚSICA..., FOTOS..., I PRINCIPALMENTE... LIBROS, LIBROS I LIBROS

lunes, 24 de noviembre de 2008

(230) YERMA de FEDERICO GARCÍA LORCA (1898-1936). Alianza Editorial. 222 páginas

Yerma (estrenada en 1934) es una obra teatral popular que desarrolla una tragedia de ambiente rural. Está dividida en tres actos de dos cuadros cada uno.Narra la historia de una campesina de nombre Yerma, frustrada por no poder engendrar hijos con su marido, Juan.

Es una de las tres obras de teatro que forman parte de la "trilogía lorquiana", junto con La casa de Bernarda Alba (1936) y Bodas de sangre (1933).

Federico García Lorca nació en Fuente Vaqueros, provincia de Granada.Fue poeta, dramaturgo y prosista. Adscrito a la llamada Generación del 27, es uno de los poetas de mayor influencia y popularidad de la literatura española del siglo XX.

Como dramaturgo, se le considera una de las cimas del teatro español del siglo XX, junto con Valle-Inclán y Buero Vallejo. Murió ejecutado tras el levantamiento militar de la Guerra Civil Española, por su afinidad al Frente Popular y por ser abiertamente homosexual.

Valoración personal: Una excelente obra de teatro, ideal para pasar una buena tarde de lectura. Por la extensión (el texto de la obra ocupa apenas cien páginas), se lee en un rato. Sabe a poco y te deja con ganas de leer otras obras teatrales de García Lorca, sobre todo las otras dos que junto a esta forman la trilogía.

sábado, 22 de noviembre de 2008

(229) CIEN AÑOS DE SOLEDAD (r3) de GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ (1927- ). Alfaguara. 750 páginas

"Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo."

Esta novela de García Márquez vio la luz el 30 de mayo de 1967 en la Editorial Sudamericana de Buenos Aires.

La historia transcurre en un pueblo llamado Macondo, fundado por José Arcadio Buendía que tuvo que marchar de Riohacha junto a su esposa, Úrsula Iguarán, por haber matado a un hombre en un duelo. Se habían casado a pesar de ser primos, y tuvieron tres hijos, y así empieza la historia de la familia Buendía, protagonista de la novela.

Junto a esta família, un personaje importante es Melaquíades, un gitano de múltiples conocimientos intelectuales, y que afirmaba poseer las claves de Nostradamus, razón por la cual le deja escrito a José Arcadio un pergamino, que pasa de generación en generación sin haber podido descifrarse.

Solamente el penúltimo Aureliano, luego de que se cumpliera el mito de que el hijo de familiares nacería con cola de cerdo y se lo comieran las hormigas, pudo revelar las claves con que estaba escrito aquel pergamino que contenia nada menos que la historia de la familia ordenada en tiempo y espacio, pero escrita cien años antes.

García Márquez nació en Colómbia, en el municipio de Arataca. En 1982 obtuvo el Premio Nobel de Literatura. Entre sus novelas destacan: La Hojarasca (1955), El coronel no tiene quien le escriba (1962), Los funerales de la Mamá Grande (1962), La mala hora (1966), Cien años de soledad (1967), El otoño del patriarca (1975), Crónica de una muerte anunciada (1981), El amor en los tiempos del cólera (1985), El general en su laberinto (1989), Vivir para contarla (2002), Memoria de mis putas tristes (2004).

Valoración personal: Obra maestra. Se ha dicho tanto y son tantas las referencias que se pueden encontrar de esta obra cumbre de la literatura en lengua castellana, que lo único que voy a decir es que hay que leerla y releerla. Personalmente lo he hecho tres veces.Una sugerencia: a lo largo de la lectura, tener a mano una copia del árbol genealógico de los Buendia para consultarla en caso necesario. Con tantos Arcadios, Aurelianos y otros nombres que se van repitiendo de generación en generación es fácil perderse.

jueves, 6 de noviembre de 2008

(228) PENÚLTIMO NOMBRE DE GUERRA de RAÚL ARGEMÍ (1946- ). Algaida. 190 páginas


Víctima de un grave accidente de tráfico, Manuel Carraspique sólo recuerda su nombre y su profesión de periodista. Convaleciente en un hospital cerca de Nauquén, en la Argentina profunda, comparte habitación con un hombre al que todos llaman Márquez, un alucinado que, tras asesinar a varios indios mapuches para sacarles el demonio del cuerpo, se había prendido fuego a los pies de un árbol sagrado. Pero en sus breves y confusas conversaciones con Márquez, y llevado por su celo de periodista, irán apareciendo otras historias y otros nombre no menos inquietantes...

Raúl Argemí nació en La Plata (Argentina). Actor, director y autor teatral en su juventud, particípó en la lucha contra la dicatadura desde 1969 hasta 1974, en que fue detenido y permaneció diez años encarcelado.En 1977 publicó su primera novela, El gordo, el francés y el ratón Pérez. Con Los muertos siempre pierden los zapatos, obtuvo el XXI Premio Felipe Trigo de Novela.

Se trasladó a España en 1999, y tras residir algunos años en Alicante, actualmente vive en Barcelona.

Con Penúltimo nombre de guerra ha obtenido el XIII Premio Internacional de Novela Luís Berenguer.
Valoración personal: No tenia conocimiento del autor ni de sus obras. He llegado a él a través del Club de Lectura en que participo. Este mes tocaba comentar esta novela y hemos tenido el privilegio de contar con la presencia de propio escritor en una tertulia realmente amena y que ha servido para apreciar más este buen libro.

A pesar de que solo son ciento noventa páginas que se pueden leer de un tirón (es la manera que me parece más adecuada de leerla), no es una novela fácil, no es de las que enganchan desde el principio.

A lo largo del relato vemos desfilar una amalgama de personajes, aparentemente sin conexión entre ellos: una especie de puzle cuyas piezas encajan al final pero hasta llegar a él, es fácil perderse en la narración. Es recomendable una relectura, que por el volumen del libro se puede hacer en cuatro o cinco horas.